Algo de mí

Los saludo y les agradezco que visiten este sitio, un lugar en el que puedo mostrarles algo de este arte milenario que me ha fascinado desde niño y del que hoy. después de años en los que con la ayuda de Dios, el apoyo permanente de mi familia, las generosas enseñanzas de maestrísimos ilusionistas que hoy son mis amigos entrañables y un público que en cada función -desde la más rudimentaria de mis comienzos hasta las de las salas de grandes teatros- ha abrigado siempre mi corazón con su aplauso cálido y su mirada de maravillado asombro, puedo decir con profunda alegría que me ha hecho feliz por todo lo que me ha dado y porque con él puedo hacer felices a otros.

Quizá, aquel niño que soñaba con ser ilusionista y que ya en la adolescencia sumaría a ese sueño el de poder, algún día, ser abogado para trabajar por la Justicia, hoy pueda decir sin ninguna figura mágica que es posible viajar a la ilusión para hallar allí la realidad de cualquier sueño.

Los míos los he alcanzado. O al menos así lo creo. Ahora me siento placenteramente obligado a honrar todos los días esa gracia que Dios me concedió; así como la generosidad de todos los que me han acompañado en ese viaje camino a mis sueños.

Como ilusionista, poniendo lo mejor de mí en este arte para devolverle al público lo mucho que me da de sí en cada presentación. Como abogado y mediador, sirviendo al Derecho con todas mis fuerzas intelectuales, físicas y morales para honrar a ese bien supremo que es la Justicia. En definitiva, honrando la vida. Y si juntos le podemos arrimar una sonrisa, mejor.

Nos vemos en el próximo viaje a la ilusión.

Ver más de Gabriel...

Misceláneas

  • Actualizando...

 

 

Mis vivencias con este arte milenario

Actualizando....